LLAMADA CONFIDENCIAL 0998411671

Tratamiento adicción a las benzodiacepinas.

El tratamiento para las benzodiacepinas (y, en general, los tratamientos relacionados con la rehabilitación de pastillas y ansiolíticos) es una solicitud creciente.

NECESITO AYUDA CON LAS BENZODIACEPINAS

Adicción a las Benzodiacepinas

En muchas ocasiones, la adicción a las benzodiacepinas surge a partir de un proceso médico. Cabe advertir que, para evitar la adicción al fármaco, en caso de seguir un tratamiento con benzodiacepinas, es fundamental ceñirse de forma estricta a las dosis y periodos recomendados por el facultativo.

Es frecuente diagnosticar un adicto a las benzodiacepinas habiendo desarrollado su adicción después de haber iniciado un tratamiento médico con esta sustancia. Y cuando el paciente se desvía del protocolo de uso o pautas médicas, puede conllevar peligro de adicción a benzodiacepinas por abuso o consumo desautorizado.

Muchas personas toman durante mucho tiempo sin darse cuenta del desarrollo de la dependencia a los fármacos. Hay personas que aumentan la dosis porque esta sustancia crea tolerancia. Nos encontramos ante uno de los síndromes de abstinencia más graves, por lo que precisa de una atención profesional para la desintoxicación de benzodiacepinas.

En el centro CREIAD el tratamiento para la adicción a las benzodiacepinas parte de la identificación de los patrones de consumo propios de cada paciente para, a partir de ahí, desarrollar una planificación individual adaptada a sus necesidades específicas.

Nuestro método de trabajo se basa en técnicas psicológicas y psicoterapéuticas y está avalado por más de treinta años de experiencia. Los elevadísimos índices de éxito y satisfacción de nuestros pacientes, convierten a CREIAD en una institución de referencia en el ámbito del tratamiento de desintoxicación a las benzodiacepinas.

Cómo surge la adicción a los fármacos

Los barbitúricos se prescribían de un modo generalizado como pastillas para dormir hasta la década de los sesenta. Su fácil disponibilidad hizo de ellas las drogas favoritas para el suicidio y las muertes accidentales por sobredosis también eran frecuentes. La tendencia a la adicción era un problema añadido. Sin embargo, lo más importante es que no eran realmente efectivos en el tratamiento del insomnio. Su consumo regular provocaba dependencia y los intentos de dormir sin la medicación se frustraban por síndromes de abstinencia que incluían irónicamente el insomnio.

Con el abandono de los barbitúricos para el tratamiento del insomnio y la ansiedad, las primeras benzodiacepinas llegaron al mercado y rápidamente los reemplazaron. Las ventajas de las benzodiacepinas sobre los barbitúricos eran su seguridad, la menor tendencia al incremento de la dosis y a la dependencia, y un síndrome de abstinencia menos peligroso.

Algunos especialistas llamaron la atención acerca de que las benzodiacepinas estaban excesivamente prescritas, tanto para el insomnio como para la ansiedad, y muchos pacientes, especialmente personas mayores, las usaban diariamente y se hicieron dependientes de ellas.